Ecos del concierto: Heroica

Aún con el recuerdo presente de la imborrable versión de la Segunda de Mahler que nos ofreció Gergiev, la Orquesta del Teatro Mariinsky y el Orfeón Pamplonés, fuimos ayer al Auditorio Nacional expectantes.

La Philharmonia de Londres y el maestro Karl-Heinz Steffens no nos decepcionaron. Nos demostraron porqué es una de las mejores orquestas del mundo y porqué el maestro Steffens es uno de los mejores intérpretes vivos de las Sinfonías de Beethoven. Sergei Redkin, además, demostró su calidad artística con una interpretación del Concierto para piano núm. 1 de Chopin, llena de sensibilidad y buen gusto .

Después del concierto, conversamos con el director Karl-Heinz Steffens que nos confesó que "actuar para este público me ha causado una fuerte y grata impresión , es un público heterogéneo, educado y receptivo, elegante pero no snob, que ama la música y que se predispone de manera natural a dar lo mejor de sí mismo.

Steffens, siendo un músico de prestigio, clarinetista en la Filarmónica de Berlín, dio el salto a director de orquesta hace diez años. Siempre estuvo interesado por la dirección, en algunas ocasiones, incluso, le importaba más leer la partitura que interpretar su parte. En Berlín comenzó a dirigir como asistente, a la vez que tocaba con la Filarmónica, pero los constantes viajes le obligaron a elegir entre ser director o instrumentista: De esta manera, decidió dejar la orquesta y convertirse en director profesional.

También hablamos acerca de sus más de 15 CD's grabados. En ellos escuchamos oberturas de Beethooven pero ninguna de sus sinfonías. Según Steffens, nunca le han pedido una grabación de Beethoven y además considera que aportar algo nuevo a a las grandísimas grabaciones que ya existen es difícil.

 

Los bises fueron:
Redkin, Bagatela
Sibelius, Vals triste